A principios de enero el barcos  Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo con más de cinco mil libros a disposición, arribó a nuestro país para realizar un recorrido de norte a sur. Si bien su llegada es de gran atractivo para muchas personas, la finalidad fundamental de la tripulación tiene un sentido evangelístico.

Barco patrocinado por Operación Movilización “OM”, que hace pocos días llegó desde Antofagasta a Valparaíso, específicamente al muelle Molo de Abrigo, lugar donde permanecerá hasta el próximo 10 de febrero. Por eso, en Nuevas Cada Mañana nos visitó el hermano Mario Días, quien nos contó detalles de este gran evento.

Según señaló el representante de OM, el Logos Hope recibe a ciertos de personas día a día, muchas de las cuales no conocen al Señor. Por eso destacó la importancia del voluntariado para llevar a delante esta obra.

“Cada puerto tiene sus necesidades. En Valparaíso ya está cubierto, pero después irá a Lirquen y a Punta Arenas, y ahí también se necesita harta ayuda para la sala de máquina, bienvenida, librería, y eso se gestiona a través de enviar un correo que es recibido y canalizado”.

Además el hermano detalló el financiamiento de este, comentando que “todo se cubre a través de ofrenda de hermanos. El barco requiere recursos para llegar a los puertos. Se paga por estadía también, por estar en un  lugar. Pero hay hermanos que entienden esto y apoyan. Sale más caro el barco cuando está en un puerto que cuando navega, por eso es importante la ofrenda”.

¿Qué es ser tripulante del Barco Logos?

”Significa estar en el barco en un periodo determinando, haciéndose responsable del trabajo abordo. Se trabaja adentro en ministerios y otras responsabilidades. Cada persona que llega a bordo está con una “familia”. Un matrimonio que se hace cargo. Hay 400 personas aproximadas adentro que cuentan con familias de apoyo”.

Además destacó que los tripulantes cumplen variadas funciones. “Está el aspecto del fomento del conocimiento que se da a través de la librería. También ayuda social. Los mismos chicos que están en los barcos se encargan de eso. Ellos forman grupos y son enviados a trabajar. Y el tercer punto y el más importante es la evangelización. Esto pasa cada vez que se visitan los puertos”.

Para quien desee visitar el barco en Valparaíso, estará  anclado hasta el próximo 10 de febrero en el muelle Molo de Abrigo, y su entrada tiene un valor de 1000 pesos. Entre sus atractivos, los visitantes podrán conocer la librería flotante más grande del mundo, donde encontrarán títulos cristianos y seculares a muy bajo precio, así también la adaptación de la obra de teatro Crónicas de Narnia.

El ingreso es de martes a viernes de 12:00 a 20:00 horas. El sábado de 10:00 a 20:00 horas, mientras que el domingo es de 14:00 a 20:00 horas. El día lunes el barco se encuentra cerrado.